2 de octubre o se olvida o se perdona

La participación ciudadana hoy más que nunca pone a prueba su responsabilidad y va entendiendo que la democracia al final de cuenta en un juego agridulce, Colombia vota por el NO a los acuerdos de paz, y aunque se sugiere que las poblaciones más afectadas por la guerrilla votaron por el SI, el referéndum por el NO permite intuir que una buena parte de los colombianos aún están dolidos por casi medio siglo de enfrentamientos, desplazamientos y desapariciones de amigos, familiares y conocidos, se intuye que aún claman justicia, y que no están preparados del todo para otorgar el difícil perdón.

En México por otro lado se conmemoran 48 años de los acontecimientos de Tlatelolco, y continúan proliferando las voces del «No se olvida y No se perdona», voces que en muchos casos sólo son una deslavada herencia política de aquel movimiento encabezado por estudiantes bien intencionados pero ingenuos. Y es que perdonar es de sabios dicen, pero el dolor, la tristeza y el recuerdo es de humanos; en México estaríamos dispuestos a “perdonar” al crimen organizado, a los rapaces políticos o los excesos de la fuerzas pública? ¿Los venezolanos al Chavismo?, ¿Los sudamericanos las dictaduras? La reconciliación es una tarea difícil, es injusta, dolorosa, muchos pierden y casi nadie gana, pero quizá muy en el fondo sea una buena oportunidad para iniciar de nuevo. Entendamos que perdonar no es necesariamente olvidar y hoy por hoy tanto México como Colombia deberían de empezar a plantearse, desde sus propios acontecimientos, el tema de una reconciliación interior, y sentar, al menos, las bases para construir un nuevo rumbo. Es posible ser humanos y sabios a la vez.

"Trackback" Enlace desde tu web.

Ehekatl Hernández

Ehekatl Hernández. Diseña, edita y a veces escribe. Twitter| Instagram.

Deja un comentario

es_ESSpanish
es_ESSpanish